PENSIÓN DE ALIMENTOS PARA HIJOS MAYORES DE 18 AÑOS -Parte IV-

Por Francisco Castro Montero.

Abogado.

 

Conforme establece el art. 146 del Código Civil a cuyo tenor:” la cuantía de los alimentos será proporcionada al caudal o medios de quien los da y a las necesidades de quien los recibe “, la pensión de alimentos está en relación con el nivel de vida familiar, las necesidades reales de los hijos y las posibilidades económicas de los padres.

Los juzgados  de familia establecen la cuantía de la pensión de alimentos teniendo en cuenta los ingresos netos de los progenitores, el número de hijos, sus edades y las circunstancias especiales que rodean a cada hogar conyugal. De hecho, si alguno de los hijos tiene una enfermedad o un grado de discapacidad, la cuantía de su pensión alimenticia será mayor.

Si bien ambos progenitores están obligados a la manutención de sus hijos, en un procedimiento de separación o divorcio la pensión de alimentos queda fijada, en términos monetarios, respecto del progenitor que no convive con el hijo.

En cualquier caso, los hijos mayores de edad deben hacer un esfuerzo para cooperar en el sostenimiento de sus necesidades mediante un empleo, aunque sea a tiempo parcial, además de adaptar su nivel de vida a la situación real de la familia.

Para calcular la cuantía de la pensión de alimentos existe en España un baremo orientador que ha sido aprobado por el Consejo General del Poder Judicial con el consenso de todos los operadores jurídicos dedicados al Derecho de Familia.

El Consejo General del Poder Judicial ha creado en forma de Tablas Estadísticas de Pensiones de Alimentos un sistema de baremación de estas pensiones que se van a utilizar por Jueces y Tribunales en toda España y en los procesos de familia.  Estas Tablas son un instrumento orientador adaptado a las múltiples casuísticas que se pueden encontrar en esta materia y elaborado con el apoyo técnico del Instituto Nacional de Estadística.

Hay que añadir que la cuantía de la pensión que se fije por el Juez o Tribunal no puede ser inferior a la pensión mínima o de subsistencia que es la cantidad considerada como indispensable para cubrir unos alimentos de manera vital o suficiente para el menor. En Granada, está acordado por la Audiencia, que el mínimo indispensable para cubrir la pensión de alimentos sea 150 euros, por lo que toda discusión se centrará en valorar si el progenitor debe y puede pagar una cantidad superior.

 

En próximas entradas volveremos con este tema, mientras tanto, no duden en expresar sus opiniones en la caja de comentarios.

Muchas gracias.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario