PENSIÓN DE ALIMENTOS PARA HIJOS MAYORES DE 18 AÑOS -Parte VI-

Por Francisco Castro Montero.

Abogado.

 

La pensión de alimentos podrá aumentarse o disminuirse en atención al cambio de circunstancias que con el tiempo se vayan produciendo en el obligado a prestarlos (alimentante) y el perceptor de los mismos (alimentista), de acuerdo con el artículo 147 del Código Civil a cuyo tenor: “Los alimentos, en los casos a que se refiere el artículo anterior, se reducirán o aumentarán proporcionalmente según el aumento o disminución que sufran las necesidades del alimentista y la fortuna del que hubiere de satisfacerlos “.

La modificación de la cuantía de la pensión debe hacerse mediante el correspondiente procedimiento judicial de modificación de medidas, permaneciendo la cantidad fijada en un principio hasta que no se dicte la nueva sentencia.

Así dispone el artículo 90 del Código Civil que: “…..Las medidas que el juez adopte en defecto de acuerdo, o las convenidas por los cónyuges, podrán ser modificadas judicialmente o por nuevo convenio cuando se alteren sustancialmente las circunstancias”…….

 Cabe entonces iniciar el procedimiento de modificación de medidas en el que es necesario la presencia de abogado y procurador cuando se alteren sustancialmente las circunstancias económicas o personales existentes en el momento de su adopción.

Y la pregunta que habría que hacerse ahora sería ¿ cuándo se alteran sustancialmente las circunstancias ? Pues bien, la jurisprudencia ha ido perfilando los requisitos generales que deben concurrir para que pueda entenderse que han cambiado sustancialmente las circunstancias. Estos requisitos son los que se exponen a continuación, aunque no se deben de entender como un listado cerrado:

1.- Que se trate de hechos surgidos con posterioridad a la sentencia que acordó la medida.

2.- Que supongan una modificación sustancial de las circunstancias que se tuvieron en cuenta en el momento de adoptarla.

3.- Que estas nuevas circunstancias revistan cierto grado de permanencia en el tiempo, es decir que no obedezcan a situaciones de carácter coyuntural o transitorio.

4.- Que los hechos que han dado lugar a ese cambio sustancial sean ajenos a la voluntad del cónyuge que solicita la modificación, y no buscados en consecuencia por el mismo con el ánimo de que den lugar a esa modificación que se solicita.

5.- La existencia de esa nueva situación que da lugar a que se solicite la modificación de medidas tiene que ser acreditada o probada por quien peticiona la modificación.

Cuando el progenitor que tiene la custodia del hijo o el que no la tiene, carece de medios económicos para instar una modificación de la pensión de alimentos o una suspensión de la obligación del pago, es decir, no tiene recursos  para contratar a un abogado y un procurador, cuya intervención es necesaria, puede solicitar justicia gratuita.

 

En próximas entradas volveremos con este tema, mientras tanto, no duden en expresar sus opiniones en la caja de comentarios.

Muchas gracias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario